miércoles, 17 de febrero de 2016

Bliznö.

El silencio se ha apoderado de mi dibujo, creando un nuevo camino que casi había olvidado. Bliznö, a veces, no tiene ningún sentido. Sus personajes pueblan un mundo desolador donde la nada se ha apoderado de la lógica, creando un sinsentido continuo aunque no exento de belleza.

Las sencillas líneas del dibujo nos enseñan, con sutileza, el arte de los secretos del olvido.