lunes, 12 de julio de 2010

Un viaje desde la torre, un taller sin escalera y en caída libre (3). 

La tercera parte de nuestra fabulosa aventura consistía en sacarle brillo a las campanas, ingeniárnoslas para darle vida a un cuaderno de viaje colectivo, con sello y huellas propias, que pronto será publicado online en el Coco Press y bajo el alto consentimiento del gran barbudo.

Así que mantened la fe y la esperanza intacta... que el huevo siempre renace.

















jueves, 8 de julio de 2010

Un viaje desde la torre, un taller sin escalera y en caída libre (2).

La meta del taller del día siguiente era la de perderemos en los rincones del viejo barrio del Carmen, buscando entre las sombras del pasado los recuerdos que iban a ser la materia prima de nuestros cuadernos de apuntes, verdaderos tesoros de los milagros y testigos de nuestros viajes personales.

A lo largo de las horas, se desvanecía el tiempo mientras se rellenaban las hojas. Como prueba de lo cometido este día, os dejo con unas cuantas fotos, fieles testigos de estos encuentros invisibles y ojos del Coco, maestro de las plegarias inútiles.

























martes, 6 de julio de 2010

Un viaje desde la torre, un taller sin escalera y en caída libre (1). 

Eran otros tiempos, y el campanero de la alta torre que dominaba la Ciutat Vella, el milenario barrio de la ciudad de Valencia, escuchaba el lento latir de los numerosos campanarios escondidos en sus recuerdos, en los antiguos cuentos que se inventaban para los niños hace mucho... mucho tiempo.

Así empezaba el primer taller creativo que proponía Apiv los días 18 y 19 de junio, con el inconfundible Stygryt para rematar la faena y darle color a la alegría. La primera parte del sabbat empezó por la presentación de algunos libros sagrados, secretos de naturaleza íntima de nuestros fieles participantes.

Se regaló a cada uno un mapa mágico que acabó por esfumarse entre las manos, dejándonos con un inconfundible recuerdo en la retina de la memoria

El maestro de las sombras terminó en la oscuridad y con una proyección poética, un cuento de sutiles pistas que nos llevarían hasta el taller del día siguiente.

*Agradecimiento especial para el amigo Javi y por sus espectaculares fotos.