jueves, 15 de diciembre de 2016

Ni tiene nombre.

Hay unos que son tan raros e incomprensibles que ni siquiera se le pueden dar un nombre porque no los queremos recordar para nada en el mundo.

Menos mal que no son muchos, sino la vida sería un verdadero infierno.


Aquí os dejo con uno de los pocos.


No hay comentarios: