jueves, 4 de agosto de 2011

Talleres musicales (02).

En cuanto a la segunda parada de nuestro locomotora de la alegría, no se ha cambiado de estación sino de tren. Aunque cabe admitir que para llegar hasta la estrellas, sólo hace falta un poco de imaginación. Como había de sobra en este día tan luminoso, todos los viajeros salieron disparados volando y en música. En cuanto a los otros, sigue bailando con un Grupo-pó más sinfónico que nunca.

Pronto más viajes, con o sin tren, pero con mucho cariño.














No hay comentarios: