jueves, 8 de julio de 2010

Un viaje desde la torre, un taller sin escalera y en caída libre (2).

La meta del taller del día siguiente era la de perderemos en los rincones del viejo barrio del Carmen, buscando entre las sombras del pasado los recuerdos que iban a ser la materia prima de nuestros cuadernos de apuntes, verdaderos tesoros de los milagros y testigos de nuestros viajes personales.

A lo largo de las horas, se desvanecía el tiempo mientras se rellenaban las hojas. Como prueba de lo cometido este día, os dejo con unas cuantas fotos, fieles testigos de estos encuentros invisibles y ojos del Coco, maestro de las plegarias inútiles.

























1 comentario:

Eliana dijo...

Pero cuántos zurdos!!! Mucho talento hay ahí!!